Campañas Atípicas

Casilla Especial

Campañas atípicas

0/04/2009

— 12:00 am

Las campañas electorales de 2009 son atípicas. Desde mi perspectiva, lo son en razón de tres elementos. En primer lugar, estamos ante una nueva regulación; en segundo lugar, su inicio y actividades quedaran sujetas a la contingencia de la epidemia de la gripe porcina y, en tercer lugar, las nuevas interpretaciones y criterios emitidos por las autoridades electorales.

El primer elemento es por todos conocido. Con motivo de  los resultados de las elecciones de 2006 se modificó la normatividad electoral. El nuevo modelo establece, entre otras cuestiones, que los partidos políticos tendrán acceso a radio y televisión únicamente a través de los tiempos oficiales. Asimismo, reduce el monto de financiamiento público para gastos de campaña y la duración de las mismas.

En lo relacionado al acceso en radio y televisión la reforma electora fue una respuesta al excesivo gasto que los partidos destinaron a los medios masivos de comunicación durante 2005 y 2006. Ahora, ningún partido político puede comprar o recibir tiempo aire.

Por otra parte, previo a la reforma las campañas de diputados tenían una duración aproximada de 75 días, ahora serán 60 días, situación que guarda estrecha relación con el siguiente punto: la disminución del financiamiento público para gastos de campaña. Anteriormente, los partidos tenían derecho a recibir una cantidad igual a la autorizada para sus actividades ordinarias durante un año para la realización de sus gastos de campaña. Esta prerrogativa llegó al absurdo de que en las elecciones de 2003, algunos partidos recibieron más recursos de los que podían legalmente erogar. Ahora por cada peso de financiamiento público que se destina para su actividad ordinaria, los partidos reciben 30 centavos para sus gastos de campaña. Es decir, 70 por ciento menos que en las elecciones intermedias de 2003.

El segundo aspecto, es una circunstancia totalmente exógena a la reforma: la epidemia de la gripe porcina. Al escuchar las recomendaciones de las autoridades de salud, los partidos y los candidatos deben replantear la estrategia en sus campañas. Si no es recomendable que los ciudadanos se concentren en espacios públicos o privados ¿qué pasará con la realización de los actos de campaña?

Las movilizaciones, mítines y giras deberán ser suspendidas ya que,  medidas preventivas como la suspensión de clases en todos los niveles educativos se extienden a lo largo del país y por lo tanto, las actividades de campaña tendrán un fuerte impacto en los trescientos distritos electorales. ¿Qué se puede hacer?

Por disposición constitucional, las leyes electorales no pueden ser modificadas durante el proceso electoral. El calendario electoral no se puede mover. Así, las campañas iniciaran el próximo 3 de mayo en medio de una contingencia sanitaria bajo la premisa fundamental de evitar las congregaciones. Recientemente, el Consejero Presidente del IFE, Leonardo Valdés y los representantes de los partidos ante el Consejo General del IFE  acordaron reunirse periódicamente para evaluar la emergencia sanitaria y analizar su impacto en las actividades electorales. Lo más probable es que la creatividad e imaginación de los estrategas de  campaña encuentren la manera de llegar al elector a través de propaganda alternativa. La tarea se advierte difícil.

El tercer y último elemento se refiere a los nuevos criterios que las autoridades electorales emiten, principalmente, el Tribunal Electoral. Con la aplicación de la reforma electoral, surgen nuevas interpretaciones que inciden directamente en la contienda electoral. Un claro ejemplo de ello es la reciente sentencia en la que, la Sala Superior del Tribunal Electoral determinó que, la manipulación de las pautas de los promocionales de los partidos por parte de una empresa de televisión puede ser sancionada con una simple amonestación pública.

La contienda del 2009 es y será atípica. Partidos, autoridades y ciudadanos tendremos que estar alerta para que el desarrollo de las campañas se realice en el marco de la ley y con la menor cantidad de incidentes que incentiven el abstencionismo. La reforma electoral da paso a nuevas conductas, acciones, sanciones y criterios. Estamos ante incontables cuestiones novedosas. No es posible modificar el calendario electoral. Ante la contingencia sanitaria, la imparcialidad con la que los gobiernos utilicen los recursos a su alcance para hacer frente a la epidemia y paralelamente cumplir con la regulación electoral es el reto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: